domingo, septiembre 18, 2005

Una pèqueña anècdota

La quise desde siempre pero ella nunca lo supo. Los años fueron pasando y yo seguì muy de cerca su vida, sus noviazgos, su casamiento.
Estuve a su lado cuando nacieron sus hijos y hasta fui el padrino de uno de ellos.Su rostro se iluminaba cuando me veia, su sonrisa me turbaba. Yo la amaba, pero ella no lo sabia, era mi amor imposible.
Nunca me case, queria vivir para ella. Jamàs me atrevì a insinuarle nada cerca de mis sentimientos y........un dìa ella enfermò...... todo pasò muy ràpido, sabìamos que moriria pronto. Fui a verla, me quedaba largos ratos a su lado, y ya no habia alegria en su rostro pàlido.
En un momento sentì que su mano se apretaba fuertemente a la mia, abrio sus ojos, tristes, llorosos. Sus labios susurraron las palabras que siempre espere pero jamas creì llegar a escuchar. Muy suave, lentamente, me dijo: mi amor, gracias por todo lo que me diste. Te dire un secreto, te quiero, te ame como a nadie en este mundo pero nunca me anime a contartelo, tuve miedo......que no me amaras.
Aprendan a decir lo que de verdad sienten.Diganles a las personas que aman, que las aman ... porque si no, un dia podria ser demasiado tarde ... no la(o) dejes ir!!
(Quise compartir esto con mis miguis blogeras)
MORENA . . . SIEMPRE TOP